jueves, 1 de marzo de 2018

La sopa de mama. Sopa de pollo.


Vaya días de frío y nieve que hemos tenido. Esos días extremadamente cálidos que tuvimos en enero nos hicieron pensar que ya estaba la primavera a la vuelta de la esquina, pero mira por donde sólo fue un pequeño oasis en el recorrido que representan estos meses hasta alcanzar realmente la soñada primavera. Las primeras flores que abren nos recuerdan a la primavera, porque pensamos que son las primeras de esta estación, pero es que hay mucho equivoco y esas flores no son las primeras de la primavera sino las últimas flores del invierno.

Pero volviendo al frío y buscando formas de combatirlo hoy os voy a compartir una que nosotros practicamos en casa. Y es que esta no se me ocurre una forma mejor de afrontar las bajas temperaturas que ponerse delante un plato de sopa. De esa sopa que se hace sin prisas.



No me atrevo a decir que esta sopa es una receta al uso. Yo la hago porque la he visto hacer a mi madre así toda la vida, y ella a su madre. Es muy sencilla y el secreto radica en que se hace a fuego lento y tiene sus buenas horas de cocción.
Los ingredientes son estos:
2 huesos blancos, dos o tres pechugas de pollo, una carcasa de pollo y agua (en mi caso para empezar 3 litros)

Y yo la preparo así:
Se pone todo en la olla a fuego alto y cuando empieza a hervir se baja a fuego medio. Cuando el caldo tiene un tono blanquecino yo voy retirando sopa y añado más agua. Esto lo hago un par de veces y acabo haciendo unos 5 litros de caldo. Al final de la cocción corrijo de sal y listo. Luego puedes congelar o ir consumiendo en la semana.
A veces le añado zanahoria o algún tipo de verduras, pero os aseguro que así queda delicioso. Cuando lo vamos a consumir le añadimos algún tipo de pasta o lo tomamos solo con la pechuga desmenuzada.





Venga ahora todos a hacer sopa. ;) 

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por comentar, me encanta leer tu opinión.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...